7 oct. 2016

Coche por Suscripción

Volvemos a hablar de coches, por supuesto mirando al futuro, y es que se precipitan las noticias relativas a la tecnología de automoción, un pastel que previsiblemente va a tornarse hacia una configuración completamente diferente en los próximos años.

Nos encontramos en un escenario en el que nuevos fabricantes están generando grandes expectativas y están a punto de irrumpir con fuerza, grandes tecnológicas tecnológicas como Apple o incluso nVidia, que acaba de anunciar su “cerebro” electrónico capaz de aprender a conducir; las marcas actuales tratando de adaptarse a los nuevos tiempos, plataformas para compartir coche y pedir taxi de todo tipo y unos gobiernos que se están viendo ya presionados por un paradigma de cambio sin retorno digan lo que digan los antiguos lobbys. Todo esto unido con la actual demanda creciente por parte de una sociedad ávida de tecnología, ávida de mejores precios y que comienza a concienciarse con la adopción de prácticas sostenibles.

Preveo un giro importante en el ámbito del automóvil tanto en lo referente a vehículos, elemento hasta ahora de distinción, placer de conducción y comodidad de puerta a puerta, como en lo relativo al modelo de uso que es posible que pase a convertirse una suscripción con una gran operadora que disponga de una flota tal que puede garantizar que tendrás un coche eléctrico autónomo disponible a tu puerta en unos minutos para ir donde necesites, por supuesto con la opción de compartir trayecto sin tener que preocuparte de aparcar, cargar, limpiar ni hacer ningún otro tramite adicional con el vehículo más que simplemente usarlo cuando lo necesites. A partir de aquí el cliente manda.

A pesar de que estos cambios no están a la vuelta de la esquina sobre todo debido a una alta dependencia macroeconómica del petróleo, una capacidad legislativa extremadamente prudente y un ciclo de vida de a actual tecnología que nos lleva a diez años vista, estoy convencido de que este camino ya está más que perfilado y las variaciones han de ser escasas. 

No hay comentarios: