29 dic. 2011

Perfil con Visión Estratégica

Una habilidad hasta ahora solo exigida a los puestos con cierta responsabilidad, está a punto de convertirse en un requerimiento básico para personas en todo tipo de puestos de trabajo; y es que en una sociedad donde se ha estimado imprescindible llevar a cabo una reforma laboral profunda para ganar competitividad, se pone de manifiesto que existe una gran distancia de entendimiento y comprensión entre los intereses de los empleados y los empresarios; si además nuestras empresas no son capaces de competir en el mercado global, solo queda un camino por donde andar, y este, por duro que resulte, se centra en la productividad de los trabajadores.

Ahora bien, ¿Cómo conseguimos que un empleado aumente su productividad?, pues se me ocurren varias posibilidades:

  • Conseguimos implantar procesos y tecnologías que ayuden a hacer las cosas mejor y más rápido en las organizaciones. Lo que exige una capacidad de inversión que parece no haber elegido el mejor momento.
  • Establecemos un marco regulatorio que reste derechos, sobre todo económicos, a los empleados, para permitir a los empresarios contratar con más facilidad.
  • Conseguimos dotar a todo empleado de VISIÓN ESTRATÉGICA, de modo que sea capaz de entender la situación de la organización para la que trabaja y el contexto socio-económico donde se desenvuelve haciendo que sea capaz de aportar un valor adicional a la labor que realiza cada día y así hacer que su organización gane flexibilidad, capacidad de adaptación a los nuevos requerimientos del mercado y en consecuencia competitividad.


Si todos logramos entender que no se trata de hacer más por menos, sino mejor por lo mismo, conseguiremos producir mejor y más vendible y no más cantidad de peor calidad a costa de salarios bajos, precariedad y entramado empresarial basado en la competencia por costes.

1 comentario:

Jose Angel Bolaño dijo...

Me temo que para que los empleados tengan una visión estratégica se necesita transparencia. Transparencia total top down. Y capacidad de comunicación y confianza de nivel a nivel. Sin eso estaríamos hablando de propaganda.

Y lo malo de la transparencia es que puede dejar a mucha gente con el culo al aire.